lunes, 3 de mayo de 2010

Madera termotratada - Lunawood

En los últimos tiempos he oído con relativa frecuencia hablar de madera termotratada, supongo que en línea con los avances tecnológicos que tratan de hacer más accesible en el sector de la construcción de España, un material como es la madera, que por diversas razones, históricas, culturales, climatológicas, etc. no tiene la misma presencia e implantación que en otros países de nuestro entorno.

En primer lugar y como explicación de qué es la madera termotratada cito un comentario de Construarea para saber de qué estamos hablando:

La madera termotratada no es un material, sino un tratamiento que se aplica a la madera.

Las cinco fases por las cuales pasa la madera durante su tratamiento son: inicialmente la madera se encierra en una cámara hermética. En la primera fase de calentamiento, la madera se calienta rápidamente a 100º C. Después, en la fase de secado, el material se seca hasta un 3-4%. En la tercera etapa, fase de termotratamiento, se aplica vapor, para evitar la combustión de la madera y se vuelve a subir la temperatura de la cámara, esta vez, al máximo, que puede ser de 190º C o 212º C, dependiendo del tipo de madera. La siguiente es la fase de estabilización, donde se estabiliza el material y se consigue que vuelva la humedad a la madera.

Finalmente, la última etapa es la fase de enfriamiento del material. En total, el proceso dura entre 35 y 120 horas, dependiendo del espesor de la madera. Lo novedoso e importante de todo el proceso es que en ningún momento se utilizan productos químicos, solo vapor y calor.

Las características y las aplicaciones prácticas de la madera termotratada son que con este proceso adquiere un color uniforme, elimina la resina y reduce la humedad. Además, la madera termotratada es más estable, por lo tanto, los movimientos de la madera son menores. Por otra parte, este tratamiento contribuye a reducir la conductividad térmica, por lo cual es óptimo para suelos de piscinas o en saunas. Otras de las ventajas es que mejora la durabilidad de la madera, lo cual hace que la madera termotratada sea adecuada para exteriores como fachadas, suelos y revestimientos. La madera termotratada es totalmente ecológica, ya que no se utiliza ningún producto químico durante todo el proceso.

Por el contrario, la madera, una vez así tratada, es menos flexible y más quebradiza, por este motivo no es indicado utilizarla como soporte, por ejemplo, como viga o pérgola. La madera termotratada instalada en exteriores tiende a volverse de color gris con los años, en cambio, la utilizada en interiores con el tiempo se aclara. Por ello, la tendencia actual es aplicar, desde fábrica, un protector de rayos UV, cuando esto se quiera evitar.

Fotografia: www.gabarro.com

Fotografia: www.stellac.com

En España la madera termotratada aún es un material casi desconocido y sobre él, como en general en todo lo referente al mundo de la madera, existen un profundo desconocimiento y una buena cantidad  de prejuicios incluso entre los propios profesionales que sería deseable fuera desapareciendo.

Las empresas especializadas en la mayoría de las ocasiones provienen del norte de Europa, en especial de los países nórdicos, como por ejemplo Lunawood y Stellac, de los cuales adjunto información útil al respecto.

Lunawood (Página web con información genérica)
Folleto informativo Lunawood (Presentación en formato pdf)
Stellac (Página web con información genérica)

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario